viernes, 26 de agosto de 2016

Lo que he aprendido de La Magia del Orden

Mi cajón de camisetas y pijamas
Por fin llega nuestro momento de escapar. 
Qué ganas de vacaciones. GANAS A RABIAR. Una mudanza, un parto y los primeros meses del bebé dejan agotados a cualquiera.
Haremos maletas, llenaremos el coche de los cachivaches de Emma y Sam y nos perderemos como entonces. Furtivamente y con deseos de zambullirnos tan hondo que perdamos la consciencia de la realidad. Sólo que hoy somos 4, antes 2. Pero lejos de pesar, el nuevo número enriquece.

Mientras pienso en qué que meter en mi maleta, me he acordado de todo lo que que he aprendido y puesto en práctica gracias a Marie Kondo. La encontré por casualidad a finales de año a través de June Lemon y empecé a leerla un poco después. Más allá de su famosa forma de organizar los cajones, ha cambiado la manera que tengo de relacionarme con los objetos que poseo. De adquirirlos, ordenarlos, desecharlos y disfrutarlos.

La leí y subrayé con mucha emoción porque cada página que avanzaba sentía que estaba encontrando respuestas a muchos temas. Las piezas encajaban y encontraba explicaciones a comportamientos propios y ajenos. 
¿Cómo es posible que la relación que tenemos con las cosas inanimadas que nos rodean puede influir tanto en nosotros? Aun alucino pensándolo. Es un tema que me apasiona porque en casa de mis padres siempre se han acumulado las cosas a montones y creo que si instauramos un vínculo sano con nuestros objetos podemos ser mucho más felices.
¿Vosotros la habéis leído?

El libro está repleto de verdades. Yo remarco las que se me han grabado a fuego:

jueves, 11 de agosto de 2016

Columna para planta. Antes y después

Columna para planta transformada

Soy consciente de que mis entradas últimamente llegan de uvas a peras. So sorry... Pero ya imaginaréis mi rutina entre perro y bebé.
Emma está poco a poco regulando el sueño y las tomas se van distanciando. Eso ayuda, pero tampoco es la panacea. Así que hago lo que puedo y tampoco me torturo. Simplemente disfruto de cogerla, achucharla y jugar a las pedorretas mientras Sam se nos echa encima metiendo su hocico por en medio (un poco celosillo, sí).

Además se junta que me he reactivado en la búsqueda de empleo (¡si señor!) y estoy invirtiendo los pocos ratitos con los que cuento en ello. He rescatado el cuaderno de apuntes que tomé cuando estaba en la Lanzadera de Empleo para refrescar todo lo que aprendí allí.

Hoy me apetecía enseñaros la transformación de esta columna de madera que hice con mi madre en la última recta del embarazo. Acabábamos de mudarnos.

martes, 19 de julio de 2016

2 meses juntas. Por Elena Prieto

Emma Foto Elena PL

Desde que nació, me apetecía mucho, muchísimo tener millones de imágenes de Emma. 
Quería tener pruebas para revivir en un futuro todo aquello que estábamos viviendo, que quizás no podía digerir día a día tan fácilmente. E imagino que como cualquier madre primeriza, me lié a chutar todo detalle y gesto de ese cuerpecito que crecía día a día. Pero lo de pensar en que un objetivo profesional inmortalizara algunas de las rutinas apenas creadas me daba un poco de reparo...

Elena vino a casa una mañana justo el día que Emma cumplía 2 meses. 
Como si de una visita cualquiera se tratara, tomó un cafetito y hablamos un largo rato de nuestras cosas. Yo sabía que se trataba de esa artimaña que usan los fotógrafos para que los más nerviosos-tímidos nos calmemos y poco a poco vayamos bajando la guardia. 
Funcionó, porque la tensión de mi cara fue cayendo y ya no tenía la sensación de ser observada por alguien que sobre todas las cosas busca "el disparo".  
Justo en el instante en que ese pensamiento cruzaba mi mente fue cuando Elena de verdad pasó de ser una mera observadora a formar parte de nuestro escenario. Y ya no impresionaba ni daba tanto miedo...   

jueves, 23 de junio de 2016

La mecedora de la habitación de Emma

Mecedora transformada con chalk paint

Esto de publicar una nueva entrada se está convirtiendo en todo un reto. 
La vida con Emma es intensa. Los días y las noches interminables y cansados, pero cuando le acaricias la carita y te echa una carcajada todo se pasa...

En la última recta del embarazo mi madre me ayudó a transformar algunas piezas con la ayuda del chalk paint. Ya os enseñé la casita colgante con el papel pintado de globos de fondo que escogimos para la habitación del bebé.
Esta mecedora es otra de esas piezas. Los Reyes Magos la encontraron en Wallapop.
En principio creíamos que estaba en mejores condiciones que en las que realmente nos la encontramos. Tuvimos que hacerle un apañillo con cola y tornillos. Pero por la excepción de un ruidillo que suena cuando te meces, está perfecta.

La estoy utilizando mucho para darle el pecho a Emma o simplemente para mecerla. ¿Qué os parece??

sábado, 21 de mayo de 2016

48 días con Emma

Emma Antojada por Vocación

Nuestra niña llegó hace mes y medio de noche y lloviendo a cántaros. Al más puro estilo abril, aguas mil.
Cuando una semana después salí de casa a dar una vuelta por primera vez después del parto, aluciné porque el paisaje de los alrededores había cambiado mucho. Todo estaba asalvajado. Los descampados y jardines habían crecido exageradamente y estaban verdes a rabiar.
Estaba claro, la primavera estaba aquí, y con ella nuestra florecilla había llegado.

Volver a escribir algo por aquí no ha sido fácil por la falta de tiempo y por lo que me está costando asentar tantos cambios. Esto está siendo intenso, duro, bonito, auténtico y animal...

martes, 29 de marzo de 2016

Los 3 últimos peinados que me he hecho

Semirecogido trenza espiga
¿Qué tal esa Semana Santa? Me muero de envidia con las fotos de viajes y escapadas que he visto en redes sociales...
A excepción de una excursión, nosotros hemos estado clavados en Madrid debido a que la fecha del parto está a la vuelta de la esquina. 

Reconozco que el final de marzo se me está haciendo muy cuesta arriba.
Mañana cumplo 38 semanas de embarazo y mi tripa parece una bola de bolos de 7 kg a punto de caer en cualquier momento.
Los paseos con Sam, el yoga y el Pilates están siendo una buena manera de mantenerme activa, pero cada vez requieren de más esfuerzo ¡Pero juro luchar hasta el último momento contra el aposentamiento en el sofá! ;)

La limitación física no está reñida con la creatividad, y como respecto a tema ropa la parcela está bastante acotada, últimamente me he recreado con peinados nuevos. De esos facilitos y que se tardan en hacer apenas 5 minutos, como la trenza de raíz, el recogido trenzado retorcido o la trenza espiga
Espero que os gusten y os sirvan de inspiración en este martes :)

martes, 15 de marzo de 2016

Casita colgante transformada con chalk paint

Casita colgante con chalk paint

Preparar la llegada del bebé no sólo está significando el curso preparto, leer mucho y hacernos con toda la logística y ropita necesaria apenas terminada la mudanza. También ha supuesto mi parte preferida: crear un espacio único para nuestra hija.
Quería que la habitación en la que va a crecer fuera especial, aunque nada fuera de lo normal. Que los colores escogidos fueran acogedores y luminosos, pero no demasiado fríos. Atemporal y sencilla, pero tampoco pecar de impersonal.

Busqué un papel bonito para empapelar una pared y pintar le resto de un tono complementario. Además, mi madre y yo nos hemos puesto mano a mano como locas a poner a punto alguna que otra pieza para aportar ese toque familiar (y que espero iros enseñando poco a poco).

Esta casita de madera colgante la hizo mi abuelo para mí y me la regaló cuando tenía 11 años. Ha estado colgada en mi cuarto de casa de mis padres desde entonces. Me ha visto jugar con barbies, hacerme adolescente y entrar en la universidad. Pero lo más especial de todo es que detrás tiene escrita una dedicatoria firmada por mi abuela y mi abuelo.
La verdad es que mi madre tuvo una gran idea cuando me propuso transformarla para colgarla en el cuarto del bebé. Pasar tiempo trabajando juntas en algo que a ambas nos apasiona ha sido una manera de hacer mucho más especiales los preparativos y el resultado me encanta. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

.

.