8 jul. 2012

G - GIRL



La primera cinta de casete que tuve en mi vida fue una de Hombres G. No más de cinco o seis canciones por la cara A y otras tantas por la B.
A juicio de mis tan sólo siete u ocho años de vida no podía existir un chico más guapo en el mundo que cantara tan bien como David Summers. ¿Quién no recuerda su primer amor imposible? Un profesor, el hermano mayor de tu vecina o el chico más guapo del campamento de verano, en la mayoría de los casos. En el mío David.


Nunca visité su camerino después de un concierto, no guardé una larga cola para que firmara mi disco, ni tampoco le esperé a la salida de un hotel como hicieron las enamoradas fans de los ochenta. Era demasiado pequeña para cualquier cosa de esas, pero no para soñar con ser la chica que se va con el mamón del chico pijo de jersey amarillo. Si fuera por mí le dejaría plantado en su Ford Fiesta blanco y me iría con Summers, ¿cómo podía ser tan tonta?

 Me aprendí de memoria cada una de las letras de sus canciones antes incluso de comprender lo que significaban o de experimentar todo lo que en ellas contaba: un beso, un desengaño y un viaje a Italia.
Antes de que todo eso de bueno y malo me llegara yo ya lo cantaba a berridos en el asiento de atrás del coche durante largos viajes de veraneo a Santander. Canciones que hacían que olvidara preguntarles a mis padres cada cinco minutos cuánto quedaba para llegar.




La peli “Sufre mamón” fue el gran acontecimiento. Me llevaron a verla al cine y pude poner cara a la chica, al mamón y a otras tantas cosas, además de dejarme el recuerdo de que en los inicios del grupo el batería usaba de tambor una caja redonda de detergente. No sé, quizás me lo haya inventado, un resquicio de recuerdo difuminado.


Existen grandes compositores, increíbles voces y guitarristas fuera de serie. Pero para mí ningún grupo de música ha sido igual a mi grupo favorito. Todo aquello que me hizo vivir y sentir jamás lo conseguirá otra música. Bendita infancia.
Ayer volví a otro de sus conciertos en la Ciudad de la Raqueta. Salté, grité, temblé y me solté el pelo como otras tantas veces 23 años atrás.

7 comentarios:

  1. Y que razon tienes, esas canciones te transportan a tu infancia y tienes un momento de melancolia. Un beso guapa...que bien te ha quedado!!!

    ResponderEliminar
  2. Al final, no importa si el grupo es demasiado bueno o malo, si no los recuerdos que te traen.Volver atrás un instante nos hace poder luego crecer más. Bego que bien que saltastes y te desmelenastes¡ Te sentistes bien ¿verdad? FENOMENO¡¡¡¡¡
    abrazooooos

    ResponderEliminar
  3. Hola Begooooo!! He de decirte que cada dia te superas más en tus post!!! son geniales.Pronto te veremos en todos los eventos como bloggera oficial, y las marcas se matarán por tener un banner en tus blog, jejeje!!
    En cuanto a los Hombres G, he de decirte que aunque me pillen un poco más lejos todas esas canciones también me gustan mucho. Aunque mi adolescencia quedó marcada por las Spice Girl jajaja,
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapaaaa!!! eres un amor.
      bss Bego

      Eliminar
  4. A mi me tocó esa época un poco más mayorcita que a tí. Pero es de reconocer que me gustaban mucho.Y en las discotecas cuando ponían sus canciones salía todoelmundo a mover un poco el esqueleto. Sigue así Besos

    ResponderEliminar
  5. Bego,
    Es muy lindo tu blog. Me gusta todo. Los comentarios, tan frescos y simpáticos, las fotos, el diseño....En fin, eres una artista nena.
    Vales mucho!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias a todos port vuestros ánimos y comentarios. SOIS LOS MEJORES!!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

.

.