Confitería Larrea en Orduña

Recién aterrizada de nuestra ruta veraniega Valladolid-Pontevedra-Lugo-Orduña.
Este año las vacaciones han estado llenas de mucho norte, familia y bodas.

Llego a casa con el buen sabor que me ha dejado la última parada al reencontrarme con mis raíces vascas y con el dulce olor de los pasteles de una de las tiendas más bonitas que existen: la CONFITERÍA DE PANTALEÓN DE LARREA.

Es uno de esos negocios familiares que ha estado ahí de toda la vida, debajo de la casa de mis abuelos en Orduña, en los soportales de la Plaza de los Fueros. Rodeado de un casco antiguo precioso, calles con empedrado, los restos de una muralla y espesas montañas.

Tentando durante años con el aroma de sus pasteles y pastas a quién paseaba por delante de sus escaparates, ha visto crecer a mi padre, tíos y tías. Más tarde a mis hermanos, primos y a mí en nuestras visitas de verano y Semana Santa.

Una joya de tienda que ha conservado el encanto y estructura de los comercios tradicionales del XIX. Las vitrinas, los muebles, los detalles de mármol y madera, los mostradores…son todos originales. La fachada también es una maravilla.

Por lo visto antes era una tienda de ultramarinos, tal y como se adivina al observar el interior de las vitrinas detrás del mostrador principal, pero ahora se han especializado en lo que de verdad hacen bien: pastas, pasteles, bizcochos y chocolate. Todos absolutamente deliciosos.

Una delicia de sitio merecedor de una visita para los amantes de los lugares con tradición.

12 Comments

  1. Realmente es un sitio muy especial, de esos que tienen sabor y de los que precisamente hoy en día no abundan tan acostumbrados como estamos al "main stream" donde faltan sitios con alma.
    Me lo apunto en la agenda!

    aliceinbo2.blogspot.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *