13 feb. 2014

CALBLANQUE: playa en invierno


Prometo que no escribo esta entrada con mala fe. 

Se que casi el 75% de España está tocadilla por la dichosa ciclogénesis explosiva. Al otro 24% les sale la lluvia y el mal tiempo por las orejas. 
Familiares y amigos se desahogan en conversaciones vía whatsapp a la vez que me preguntan que tal va la nueva vida por Murcia. Sin ánimo de hacerme la chulita, contesto que somos el 1% que se salva de todo esto, porque señores, aquí hace buen tiempo.

A ver, no el buen tiempo de ir tan campante a cuerpo, que el abrigo lo llevamos. Sino el buen tiempo de cielo azul, alguna que otra nube y rayitos de sol de esos que pegan en la espalda y dan tanto gustito, sin torrar. 

Vamos, las condiciones perfectas para hacerse UNA ESCAPADITA  A LA PLAYA EN PLENO INVIERNO. Algo que, a una madrileña de pura cepa, le suena a chino y sabe a gloria.




No nos pensamos dos veces el sitio. No había discusión sobre ello.
Calblanque es una playa de ensueño, uno de los tramos de costa mediterránea más espectaculares y mejor conservados. Protegida de una cadena montañosa que separa la costa de la llanura que rodea al Mar Menor, está ubicada dentro del Parque Regional de Calblanque.



Destaca especialmente sobre el resto de espacios y playas de la zona porque se aleja de complejos turísticos como La Manga, de los que yo personalmente no me siento atraída.
Aquí la naturaleza está inalterada, las playas son vírgenes y no hay rastro de rascacielos desconchados. Largos tramos de arena rojiza, dunas, olas, vegetación al fondo y ya está.  
Y no, tampoco hay chiringuitos.




Otra de las cosas que me encantan de este sitio es que, debido a que es un parque natural y no se rige por la normativa de las playas españolas, los perritos son bienvenidos.
Para aquellos que disfrutamos a tope haciendo planes al aire libre con nuestra mascota, tener un lugar así de precioso para pasear es un lujazo. 




Desgraciadamente para los amantes de los perros en España, la cosa no está muy fácil en cuanto a los lugares a los que acceder porque las leyes son bastante restrictivas. 
Una cosa es soltar a la fiera, desentenderte de ella por completo y no recoger las excrementos. Otra distinta, es acudir fuera de temporada de baño -cuando no hay ni un alma-, disfrutar jugando con tu perro, preocuparte de que no moleste al resto de visitantes y dejarlo todo tal cual estaba.


(Mi dispiace...Tenía que desahogarme). 


Calblanque me recuerda a los veraneos familiares en Santander y a Liencres, nuestra playa preferida. 
Allí, mis hermanos y yo jugábamos en un laberinto de dunas a que estábamos perdidos en el desierto y a que las olas nos dieran revolcones hasta la orilla.    



12 comentarios:

  1. Envidia total. Qué fotos más bonitas. ¡¡¡Dsifruta por todas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi disfrute va dedicado a todos los madrileños atragantados de lluvia y mal tiempo. Venirse para aquí!!

      Eliminar
  2. Las fotos son preciosas y tu perro también!!!

    ResponderEliminar
  3. Cuanta razón tienes! Los que estamos en la costa mesiterránea tenemos suerte con el tiempo, jejeje. Y es bueno conocer sitios así para los que tenemos mascotas como dices.

    Visita nuestro primer video en el blog http:/inatrendytown.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este tiempo es una maravilla y un desahogo y la primavera promete

      Eliminar
  4. Conocí esta playa el verano pasado y directamente me enamoré de ella. Una pasada. Disfrútala mucho.
    xoxo
    aliceinbo2.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué dices!! ¿Veraneas por aquí? Es chulisima...

      Eliminar
  5. que envidia, por la playa y el perro! No te quejarás, eh? Ahí vives como una reina, un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me quejo...jeje. Estoy pletórica de vivir esto.

      Eliminar
  6. Ayyyy qué bonito mi Calblanque, y qué lejos de Madrid... ¡Pero qué hermosa eres, Murcia!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

.

.