6 nov. 2014

Los 7 beneficios que reporta restaurar muebles

Vintage and Chic

Volver a clases de restauración es como retomar una terapia tras una larga etapa de desorden personal.

Han sido cuatro largos meses de espera, de parón de trabajos manuales. De interrupción de una de mis actividades preferidas que recientemente he descubierto, un pilar de mi nuevo estilo de vida lenta lejos de la capital.
He dejado a medias una preciosa cómoda, con mucho valor sentimental, sobre la que estoy trabajando en un cambio de imagen radical. Confío en que el resultado me guste lo suficiente como para dedicarle un post próximamente. Tanto como mi trono o el revistero envejecido.

La cuestión es que no me gusta nada la sensación de quedarme a medias, pero menos en algo que me apasiona. Pero es que en Cartagena los meses de verano son bastante muertos. La gente se pone el chip de playa y corren como descosidos a sus viviendas de temporada, en muchos casos hasta bien entrado el otoño. Y todo se paraliza. Congelado en el tiempo.

Detalle del trono que restauré hace tiempo. Aquí puedes ver más detalles.

Como buena madrileña, al principio flipé cuando todo el mundo comentaba que tenía casa en la costa. "¿En la costa? Pero si ya estamos en costa, ¿no?" Pues sí, tenemos puerto, pero las playas más deseadas están a 20 minutos en coche.
Aun sabiendo esto me costaba trabajo comprender que alguien decidiera adquirir una casa de vacaciones a tan poca distancia de su vivienda habitual. Pero así es. Aquí la gente no está acostumbrada a moverse tanto porque las distancias son menores, y recorrer 30 kilómetros todos los días para darse un chapuzón, pues como que no.

La cuestión es que, mientras el resto de habitantes disfrutaba plácidamente de su etapa estival, el decaimiento y el mono de volver a lijar y pintar iban creciendo en mi a cada semana que la espera se prolongaba...

Vintage and Chic

Pero por fin, con la llegada de noviembre, las clases se han reanudado y yo ando la mar de contenta, ilusionada a más no poder.
Esta alegría que siento me hace convencerme más y más de que restaurar muebles ES ALGO MUY BENEFICIOSO, no sólo para mí, sino para todo el mundo porque:


1 - Se conversa y se estrechan relaciones.
Mientras cada alumno trabaja en su mueble la tendencia natural es darle al pico. Se intercambian opiniones sobre el trabajo que estamos realizando, se comparten experiencias personales y algún que otro cotilleo.


2 - Redecorar así es más económico.
Reciclar piezas antiguas que ya tenemos en casa y darles un aire nuevo bastará para poder pasar de IKEA para dar un aire nuevo a un rincón de tu hogar.


3 - La satisfacción personal de crear un resultado increíble con tus propias manitas es magnífica.


4 - Podemos otorgar una nueva vida a muebles heredados que no nos convencían.
No sé si os sucede a vosotros, pero yo he heredado piezas de familiares que me gustan mucho, a las que tengo mucho cariño, pero que no me convencían por tener un color o acabados antiguos.


5 - Se consiguen piezas únicas e irrepetibles que de ninguna otra manera se pueden encontrar en tiendas.


6 - Presumir de nuestra nueva faceta ante las visitas que nos preguntan dónde compramos ese trono tan mono...


7 - Y lo que yo considero más importante, realizar trabajos manuales reporta a algunas personas una felicidad extra porque relaja, ayuda a desarrollar la creatividad y a alejarnos de tareas demasiado repetitivas y evadirnos de la rutina.

Revistero envejecido de Antojada

¿Vosotros dedicáis algo de vuestro tiempo libre a las manualidades? Si es así, quizás sentís una especie de sensación de curación como la que yo siento.

Además, personalmente me recuerdan a cuando éramos pequeños. A momentos reconfortantes en la guardería y el colegio rodeada de cola, ceras de colores, arcilla y macarrones. Luego los exponíamos en un gran mural en clase o eran regalos personalizados para madres y padres. Los míos conservan cada uno de ellos de mis hermanos y míos.

burlapluxe.blogspot.com.es

PD: Hace unas semanas que nos hemos puesto ver Friends desde el principio.
Me ha hecho un montón de gracia porque justo el capítulo de hoy era en el que Rachel compra una mesa de boticario a espaldas de Phoebe porque sabe de su profundo amor por las piezas únicas antiguas y su horror por los muebles fabricados en serie ;).

8 comentarios:

  1. Hola!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! Yo no hago excesivas manualidades pero siempre me ha gustado personalizar mis cosas, desde muy pequeña y sí que he restaurado muebles familiares, entiendo esa sensación de curación. Un besín y escribes muy bien.

    ResponderEliminar
  2. Ya lo creo que sí! Aun estoy alucinado con el DIY de BB cream que publicaste :)

    ResponderEliminar
  3. Me encanta " tunear" cosas !!!! Desde botes de cristal hasta muebles, de hecho yo creo que en casa no queda ninguno sin un cambio de imagen,je,je

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di qué si!! Las cosas a veces necesitan un buen cambio de imágen ;)

      Eliminar
  4. Es una terapia en toda regla! Me encanta :)

    ResponderEliminar
  5. te entiendo perfectamente, también soy muy manitas. Que ganas tengo de ver el resultado final, un beso :)

    ResponderEliminar
  6. Lo que comentas de la playa suele pasar en muchas provincias, en Valencia conozco mucha gente que tiene apartamentos en la playa para no tener que desplazarse cada día :) Respecto a los muebles, la verdad es que es como un hobby, si te gustan las manualidades es muy satisfactorio "crear" algo con tus manos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

.

.