7 razones para visitar El Molinete de Cartagena

Otro rincón mágico de esta ciudad.
Uno de mis preferidos, en el que escogí hacer mi sesión de fotos con Sugar Fotografía
Un lugar que desde el principio me ayudó a superar ese caos pasajero con el que me encontré nada más llegar a vivir a Cartagena, hace ya año y medio. Protagonista de mis largos paseos con Sam en los que me encontré la paz, entre que llegaba y no llegaba el camión de la mudanza con nuestras cosas, mientras estábamos de ocupas. 
El cerro del Molinete es una joya con auténtico carácter cartagenero situado en el corazón del casco antiguo. Su gran valor histórico y arqueológico es indiscutible.
Ha sido habitado por Asdrúbal Barca, dominado por los romanos y habitado por las gentes más humildes de la ciudad antes de convertirse en 2011 en El Parque Arqueológico del Molinete.
Adoro este lugar porque fue de los primeros en darme la bienvenida y por mil razones más. Pero hoy quiero contaros sólo las 7 más objetivas por las que merece mucho la pena conocerlo:

1. Contiene los restos arqueológicos más importantes.
La
conservación y recuperación de los molinos de viento del siglo XVI, la muralla
de Felipe V, templos y entradas a los refugios de la guerra ha sido la
prioridad a la hora de construir el parque. Todo ello se integra perfectamente
en el entorno.
De martes a domingo hay visitas guiadas gratuitas.
2. Está situado en una de las 5 colinas sobre las que se construyó la ciudad.
Cartagena
en una pequeña Roma. Igual que la capital italiana, está construida alrededor
de 5 colinas. Una de ellas es el cerro del Molinete.
3. Fue el “barrio alegre” más popular del s. XIX y XX.
Calles
estrechas y sinuosas formaban antes la arquitectura de este lugar. Repleto de
tabernas y burdeles, fue un barrio marginal cuyas casas comenzaron a
abandonarse. Fue durante los años 80 cuando comenzó el proyecto de recuperación
del lugar.
4. Es un rincón verde plagado de especies autóctonas de la Región de Murcia.
Los
cuidados jardines llenos de flores, esparto y olivos recrean los paisajes de
los alrededores. Durante este época del año es aconsejable no visitarlo cuando
el sol está aun alto.
5. Las vistas son alucinantes.
Desde
lo alto del parque se alcanza a ver el mar, la colina del Castillo de la Concepción y gran parte del casco antiguo. También hay un buen panorama de la
evolución de las excavaciones del Barrio del Foro Romano.
6. Tomarse un cocktail en su bar al atardecer es un planazo.
Cenar
o tomar algo en el bar a última hora de la tarde es muy agradable.
7. Personifica a la perfección esa “encanto caótico” de Cartagena.
La
ciudad ha vivido el paso de múltiples culturas a los largo de los siglos. En
este rincón conviven juntas las pruebas de la importancia de esta urbe a lo
largo de los años.
Mañanas bajo el sol de enero en las que al llegar a la cima de la colina el viento me removía el pelo con violencia. La ciudad, mi casa y el mar a mis pies. A lo lejos las campanas de las iglesias anunciaban las 9, y yo que vivo y crezco un poco más.

12 Comments

  1. Me encanta el Molinete y lo que nos dice al deambular por alli…miles de historias fenicias, iberas, cartaginesas, romanas, hispanicas y haber sido lo que fue en la época moderna.
    Como conseguistes la penultima foto?. Con helicoptero?. Me encanta?. Las otras, todas tuyas, son preciosas y describen perfectamente lo que es el molinete.
    Un beso

    • Seguro que tú tampoco te quedas corta de sitios verdes, no?
      Menos mal que está al lado de casa…La verdad es que siento una alta falta de parques y árboles en Cartagena. Con el calor que hace se necesitan como agua de mayo. Un beso!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *