26 ago. 2016

Lo que he aprendido de La Magia del Orden

Mi cajón de camisetas y pijamas
Por fin llega nuestro momento de escapar. 
Qué ganas de vacaciones. GANAS A RABIAR. Una mudanza, un parto y los primeros meses del bebé dejan agotados a cualquiera.
Haremos maletas, llenaremos el coche de los cachivaches de Emma y Sam y nos perderemos como entonces. Furtivamente y con deseos de zambullirnos tan hondo que perdamos la consciencia de la realidad. Sólo que hoy somos 4, antes 2. Pero lejos de pesar, el nuevo número enriquece.

Mientras pienso en qué que meter en mi maleta, me he acordado de todo lo que que he aprendido y puesto en práctica gracias a Marie Kondo. La encontré por casualidad a finales de año a través de June Lemon y empecé a leerla un poco después. Más allá de su famosa forma de organizar los cajones, ha cambiado la manera que tengo de relacionarme con los objetos que poseo. De adquirirlos, ordenarlos, desecharlos y disfrutarlos.

La leí y subrayé con mucha emoción porque cada página que avanzaba sentía que estaba encontrando respuestas a muchos temas. Las piezas encajaban y encontraba explicaciones a comportamientos propios y ajenos. 
¿Cómo es posible que la relación que tenemos con las cosas inanimadas que nos rodean puede influir tanto en nosotros? Aun alucino pensándolo. Es un tema que me apasiona porque en casa de mis padres siempre se han acumulado las cosas a montones y creo que si instauramos un vínculo sano con nuestros objetos podemos ser mucho más felices.
¿Vosotros la habéis leído?

El libro está repleto de verdades. Yo remarco las que se me han grabado a fuego:


1. EL CUÁNDO.

Empezar con sus sistema de organizar tu casa y tus cosas debe hacerse cuando de verdad te sientas con ganas. Llegue ese deseo irrefrenable de cambio, cuando te sientas con energía y emocionado.
Además recomienda que el desechar objetos y ordenarlos se haga todo de una vez y lo más rápido posible para sentir cuanto antes los efectos positivos del nuevo orden.

2. EL CÓMO.

- Sólo dos tareas: eliminar cosas y decidir dónde guardar las que te quedas.

- Cómo realizar la selección.
Juntar sobre el suelo y en un mismo lugar todas las cosas de un mismo tipo que a veces se suelen guardar en diferentes sitios de la casa. A la hora de guardarlas, también es preferible que estén siempre juntas en un mismo lugar.

-¿Cómo escoger entre lo que desechar y te quedas?
Ella propone sostener cada objeto individualmente y preguntarte "¿Esto me hace feliz?". Dice que las cosas tienen alma, que nos dan un servicio por un tiempo. Cuando ya no lo cumplen, hay que agradecérselo y dejarlas ir. Debemos conservar sólo lo que nos habla a nuestro corazón.

3. EL QUÉ.

-Mejor el almacenaje no vertical.
De aquí el famoso método de organizar los cajones doblando las prendas en rectángulos y colocándolas de manera que se vea el borde de cada una de ellas, como de libros en una estantería se tratara. Las prendas no se arrugan, hay más capacidad en un mismo sitio y se mantienen ordenadas por más tiempo.
Yo a veces hago rollitos en vez de rectángulos y el resultado es el mismo. Además agrupo por colores.
Esto también sirve para cuando haces la maletas.

-Los libros. Guardar sólo tu selección de preferidos.
Afirma que el verdadero propósito de éstos es ser leídos. Aquellos que ya no vayas a releer es mejor que desaparezcan y montes únicamente una estantería con tus preferidos.
A mí esto me parece un poco drástico y no he conseguido llevarlo a cabo del todo.

-La ropa para estar en casa.
Nuestro hogar es el lugar en el que nos sentimos más cómodos y felices. Dónde pasamos tiempo disfrutando de nosotros mismos y de nuestra familia. ¿Por qué ir vestidos con la ropa vieja o que nunca nos ponemos para salir? Tampoco es cuestión de ir con nuestras mejores galas, pero ella si dice que aunque sean prendas cómodas, también sean bonitas y nos sentamos a gusto con ellas.

4. EL POR QUÉ.

-El apego a las cosas se traduce en el apego al pasado.
Es la dificultad de pasar página y el miedo al futuro. Si comprendemos nuestro patrón de posesión enfrentaremos nuestras imperfecciones. En general nos rodeamos de mucho más de lo que necesitamos y eso al final nos esclaviza.

-Los objetos llegan a nosotros para ayudarnos y hacernos la vida más fácil. Hay que cuidarlos y darles el lugar que se merecen. Ni más ni menos.

Y mi conclusión preferida... Por medio del proceso para seleccionar las cosas que te inspiran alegría podemos identificar con precisión lo que amamos y lo que necesitamos y conocernos mucho mejor a nosotros mismos.


PD: mi experiencia con el Feng-Shui.

2 comentarios:

  1. Yo ya escribí sobre el libro hace tiempo. Marie Kondo es mi nueva líder!! La verdad es que el libro es muy racional y de verdad que el orden de mi casa ha cambiado. Yo se lo recomiendo a todo el mundo.

    Felices vacaciones!!! Un beso!

    ResponderEliminar
  2. Hace mucho tiempo que sigo sin excepción estos consejos. Yo no leí el libro pero aprendí mucho en este sentido de mi familia alemana. Pero lo voy a pedir! Esta semana voy a renovar mi habitación y pondré estos consejos en práctica. Odio acumular cosas que no uso o no valen para nada. Mi madre me teme porque lo tiro todo! Pásalo bien y ya nos dirás a qué punto del norte vas? Un beso!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

.

.