6 mar. 2017

Nacen los Pensamientos Flash

Mimosas

Puede que desde que haya nacido Emma y haya vuelto a trabajar no cuente con el tiempo suficiente para peinarme tal y como me gustaría o restaurar de una vez la mesa de comedor, pero os aseguro que apuntar algo que aterriza sin sobre-aviso en mi cabeza no se me pasa. Ser mamá es renunciar a muchas cosas que nos gusta hacer en vistas a ceñirte a un super-resumen de ti misma en el que imagino que se refleja tu esencia. 
¿Vosotras también lo veis así? ¿Habéis tenido que renunciar a muchas de las cosas que os gusta hacer o sois unas mega máquinas de la organización y llegáis? 

Ultimamente me ha dado por dejar por escrito una serie de cavilaciones que a veces llegan como bombillas que se encienden, otras como fruto de rumiar algo durante un tiempo. Todas las voy apuntando en mi cuaderno de inspiración amarillo, ese conjunto de check lists con fechas, objetivos, palabras claves, inquietudes y ahora PENSAMIENTOS FLASH que representa mi red mental en versión papel.

Creo que escribir a veces es como cazar ideas. Tener la rapidez suficiente de ponerles un seguro para que no vuelen lejos con la misma velocidad con la que han llegado. Para mí es muy importante contar con una libreta y boli siempre siempre cerca por lo que pueda pasar.
Pero además, ponerlas por escrito es la oportunidad de ahondar sobre ellas, juguetear a moldearlas, estirarlas y ver hasta donde nos llevan.  Puede ocurrir que después de tratarlas podemos hasta enamoramos de su brillo. Y ahí es cuando pasan a convertirse en ilusiones. Ya se sabe que no hay mejor gasolina para el alma.

Se me ha ocurrido que compartir con vosotros algunos de estos pensamientos quizás era un buen tema para UNA NUEVA SECCIÓN, en que que si os apetece podéis participar contándome vuestra visión, quizás proponiendo alguna cosa que también os inquieta. 
Me gusta mucho como suena esto porque además de ir en consonancia con mi nuevo ritmo de vida, también va acorde con mi filosofía de Vida Lenta que nació el tiempo que viví en Cartagena. Recuperar algo de eso es básico para mí, porque me resisto a verme engullida por el frenético ritmo de vida que ofrece Madrid. 
Que dedicar unos momentos a cada pensamiento flash sea como mimar un poquito a nuestro interior... 

¡Ahí va la primera entrega! Espero que me contéis...


Mimosas en jarrón
Mis mimosas en jarrón el año pasado 

1. Las mimosas están en pleno auge. Valdebebas está plagado de ellas. Adoro su olor intenso, sus flores apomponadas, el amarillo intenso fosforito en contraste con sus hojas espigadas y tan ligeras. Son mis preferidas desde siempre. Pero ahora están super de moda y reconozco que eso me da un poco de rabia porque es como si en parte me quitaran las ganas de cortarlas y ponerlas en jarrones porque resulta que todo el mundo lo hace para colgarlo en su perfil de Instagram.
Parece el complejo de una niña de colegio a la que le pique que hagan las cosas como ella. Y es que supongo que al final todos conservamos complejos de patio de recreo readaptados a nuestra personalidad adulta.
¿Os pasa algo parecido?

2. El otro día llovía y estaba inmersa en un atasco de aúpa en la Castellana. Paré en un semáforo y delante mío se colocó una vespa con enormes espejos retrovisores que no paraban de vibrar. Entonces pensé que se parecía a un insecto gigante con antenas a punto de despegar.
Luego me adelantó un coche en cuyo cristal trasero no paraba de moverse el limpiaparabrisas  que había formado un dibujo de un semicírculo sobre la superficie empañada. Se me parecía a un abanico.
Seguro que tú también veías claramente formas en las nubes cuando eras pequeño...
De nuevo la parte infantil sale. Espero seguir conservando este tipo de visiones cuando Emma crezca un poco para poder ponerme a su altura y así comprendernos mejor.

3. Me encanta comprar ropa, cositas de decoración y salir a comer. Pero a veces me sucede que si compro muchas cosas de golpe o tengo saturación de compromisos no les saco el disfrute que se merecen.
Creo que cuando adquieres menos tu capacidad de sacar provecho a algo se intensifica, las valoras más, te hace más ilusión y por lo tanto eres más feliz viviéndolas.
Andrea Amoreti planteaba esto una vez con la ropa, pero yo lo he experimentado últimamente con las salidas al cine y a restaurantes (otra vez lo de ser madre...). 


7 comentarios:

  1. ¡¡¡¡Hola!!!!
    Lo primero es que siendo madre es muy muy difícil llegar a todo. Cuando solo tenía a la mayor me arreglaba más o menos, con renuncias pero iba tirando pero al tener al segundo(se llevan un año)fue una locura total, al menos los dos primeros años.
    Lo de las mimosas, te entiendo. También es mi flor preferida y me pasa como a ti, y no solo con eso, por ejemplo yo llevo haciendo zumos o batidos de frutas y verduras toda mi vida y ahora que se han puesto de moda me da rabia, o salir a correr, hace tiempo que lo hago y ahora todo son runners. Que no es que me haya inventado yo nada pero no me gusta que se ponga de moda y lo haga todo el mundo. Cuando era pequeña y llegaba febrero nos íbamos a coger mimosa y mi casa olía taaaaan bien,, y metía ramitas en el diario y entre los libros, ainnnns.
    Un besito y estáis muy guapas en la foto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. JAJAJAJA! Me consuelas jeje. Gracias por tu sinceridad y por hacerme sentir menos rarita. Un besazo

      Eliminar
  2. Me encantan tus pensamientos flash! Para mi ser madre fue una renuncia a muchas cosas sobre todo a nivel particular pero ganas otras muchas a nivel "colectivo", pero ya verás eso es al principio cuando son pequeños, y necesitan tanto de nosotras, mis niñas ya van creciendo y con ellas recupero esas parcelas mías sólo para mi, sigue compartiendo tus pensamientos con nosotras !bsss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Desde luego! Lo del colectivo sin duda. Seguro que también se va ganando una vez que se interactúa más y parece que todo eso que les das va dando su fruto. Volver de trabajar y recogerla de la guarde es una super alegría cada día. Gracias por tu comentario Macamen. Un beso

      Eliminar
  3. Hola Bego! Me encanta la nueva sección. Yo también soy mucho de pensamientos flash, de imaginarme miles de historias mientras observo cosas singulares y por supuesto, comparto contigo que todo en su justa medida se valora mucho más. También me encanta comprarme ropa, pero intento hacerlo siempre si es necesario y me gusta mucho. Prefiero tener poco muy especial que demasiado, lo mismo con salir y las cosas de decoración. Me gusta valorar mucho cada cosa y momento, a veces incluso me paso. Espero que pronto nos cuentes más sobre ese nuevo proyecto que comentaste por Instagram. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es una buena filosofía para comprar! Yo soy bastante de básicos y cada vez me doy más cuenta de que una vez tras otro acabo acudiendo a las rayas, a los azules marinos, a las camisas y camisetas blancas. Me alegro mucho que me des el beneplácito para la nueva sección ;). Un besote

      Eliminar
  4. Jajajja... es verdad, yo también los tengo, aunque nunca me había parado a pensar en ello, como ver rostros en las manchas de los azulejos. Yo odio ir a comprar ropa, pero todo lo que sea cosas de decoración para la casa o hipers chinos, me pierde, puedo echar la tarde tranquilamente. Que tengas una feliz semana, por cierto la nena está guapísima ♥

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

.

.