Pensamientos Flash: Dar Amor

Netisimmas en Asfy & CO
Hace dos días celebramos la primera reunión de Netisimmas, la red de blogs apenas recién fundada a la que me he unido. 
Y aunque el proyecto sea reciente, la sorpresa es que está creciendo muy rápidamente, tanto en integrantes como en objetivos conseguidos. Su propulsora está sembrada, nos está transmitiendo esa fuerza y energía positiva que se requieren para comenzar de la nada, y nosotras la estamos metabolizando en muchas cosas buenas.
Nos vimos en Asfy & Co, charlamos sobre el proyecto, hacia donde caminamos, todo lo que nos une pero que a la vez nos diferencia y por lo tanto da más valor a la unión. Y es que lo de caminar al mismo son es más que básico para alcanzar en grupo lo que te propones, pero yo apuesto por conservar como oro la personalidad y manera de hacerlo de cada una, que sin diversidad no hay valor.  
Fue una tarde de auténtico subidón en la que me fui de allí sumando varias cosas… 

1. El sitio era una auténtica monada. Con un rinconcito recogido con sillones comodísimos, una cocina abierta, en la que por lo visto imparten cursos, y un espacio muy amplio para organizar comidas, cenas y reuniones.
Pero especialmente me encantó la vitrina que habían recuperado a base de Chalkpaint. ¿Cómo una capa de pintura bien escogida puede cambiar tanto algo?
La cuestión es que los dientes se me pusieron largos y me he propuesto volver a la carga con la restauración de muebles. Hace ya más de un año que no he hecho hueco a esta afición que tantas alegrías me ha dado. Entre el nacimiento de Emma, volver a trabajar y luego comenzar de autónomo se me ha ido el santo al cielo.
¡Bendita vitrina que me ha recordado lo que me mola a mí la filosofía de recuperar y no comprar!
Vitrina restaurada Asfy & CO
2. Mola mucho lo de vernos en persona, desdigitalizarse y en algunos casos ponernos cara. Pero sobre todo me gustó la intención de hacer comunidad que se respiró allí. Pusimos sobre la mesa la importancia que tiene en el grupo lo de darnos amor las unas a las otras, es decir, el compartir conocimientos, colaboraciones, inquietudes, solución de problemas, y en definitiva ayudarnos.
Y es que todo esto se puede exportar perfectamente de este proyecto a la vida real…
Creo que ser generoso y compartir tu experiencia con alguien que parece estar perdido debería ser obligación moral de todo ser humano. Parece de cajón, pero pienso que en la práctica no suele ser así, porque si vemos a alguien a nuestro lado en esa situación a veces no lo hacemos por miedo a resultar entrometidos, quizás por pereza a explicarle las cosas desde cero, o incluso por resquemor. Que sí, que sí. 
Una vez oí a alguien decir con demasiado resentimiento que no pensaba compartir todo eso que sabía con el de al lado porque su trabajo le había costado saberlo. Yo pienso que seguramente ese rencor desaparecería de su interior si probara de una vez a contarte al alma perdida todo lo que sabe, para ahorrarle penurias en vano, y llevarse de paso una inmensa ola de agradecimiento y amor que le iba a compensar de veras. 
3. El lunes me crucé saliendo del ascensor a mi vecina con su hija, una niñita de 2 años la mar de dicharachera y sonriente.
Le pregunté su edad y me dijo que tenía 7. Me divirtió mucho la carita de pícara que ponía y yo le contesté que yo tenía 18. Recordé que este juego de mentir en las edades ya lo había repetido en otras conversaciones con otros niños.
Hay que ver cómo somos, que de niñas queremos ser grandes para poder pintarnos uñas, labios y llevar los zapatos de tacón de mamá. Fantaseamos a qué ser de mayores, a tener nuestros hijos, nuestra casita y nuestro trabajo. Pero cuando somos mayores por fin añoramos la inocencia de la infancia, la magia de vivir por primera vez cada cosa, perder la conciencia de las horas que pasamos jugando, no tener el peso de las responsabilidades y sentirte totalmente seguro en los brazo de tus padres.
Debe ser que lo de desear algo que no tienes no va de ser un insatisfecho o desagradecido, sino que va más con la naturaleza humana y quiero pensar con nuestra capacidad de valorar las cualidades de seres diferentes a nosotros. Exactamente igual que lo que sucede en Netisimmas 😉 …
Netisimmas en Asfy and CO

4 Comments

  1. Bego me encanta el post, me identifico tanto en tu sentimiento hacía Netisimmas! Yo pienso lo mismo que tu, que es muy enriquecedor tanto para el que recibe como para el que comparte sus conocimientos, no sé que os puedo aportar yo pero tú a mí en poco tiempo ya me has enseñado mucho !!, ,ja,ja m gusta ser una " netisimmas woman " , je,je

    • ¡Qué bien Macamen! Jolín, pues de primeras pueden enseñarme a hacer esas galletitas tan ricas, a poner en práctica el decopage y tener esa visión tan creativa y práctica de la deco. ¡¡Un beso gordo!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *