Pensamientos Flash: Milagros

A las puertas de un verano que promete maravilloso, yo apuro mis tiempos centrada en seguir profesionalizando más y más mi actividad. Recalculando ubicación, inventariando habilidades, valorando posibilidades… Invirtiendo en mi propio milagro profesional, que no puede ser más personal.

 

Bambú
El rinconcito que estreno al lado de la cama, con Emma en su segunda vacuna y mi bambú milagroso.

 

Lo de llamarle milagro en lugar de negocio, actividad profesional, proyecto o actividad remunerada, me ha salido así y creo que va ligado a que lleva implícito un alto grado de anhelo y profundo deseo.

Dice la RAE que un milagro es:  1. un hecho no explicable por las leyes naturales y que se atribuye a la intervención sobrenatural de origen divino, 2. un suceso o cosa rara, extraordinaria y maravillosa. Y como mujer con facilidad para la libre interpretación y las metáforas vitales, en este momento prefiero quedarme con la segunda opción claro, que me conviene.

No es que me vea inmediatamente necesita de un “hecho inexplicable” para verme rodar por fin con el ritmo que yo quiero, es simplemente que hay instantes en los que necesitas creer en la magia, en que las cosas pueden ser, en que todas esas voces pesimistas no son más que ecos de personalidades frustradas nacidas con miedo congénito en el cuerpo. Personas a las que, justo en este momento, no me conviene pegarme.

Escribir y compartir esto es la manera que tengo de afianzarme en que lo que de verdad me conviene es aprovechar el tirón, la vitalidad del valiente, el impulso del que cree, y cree que creer es la clave para que ocurra. Por eso hoy quiero creer y afirmar que los milagros existen y habitan entre nosotros.

 

Pero no me refiero a la primera opción. Como os decía, prefiero moldear la segunda a mi medida. Los entiendo como ese acontecimiento que marca un antes y un después, un hecho positivo y clave en nuestras vidas, siempre ansiado y esperado. Un cambio deseado que llega para mejor al que lo espera con fe y profundo deseo, cuando uno hace todo lo que tiene que hacer, y aunque las dudas se presenten, sigue haciendo lo que tiene que hacer.

Quizás no se requiera de algo demasiado drástico, quizás es algo que otros ven cotidiano o natural, pero que para ti es prodigioso. Quizás el fruto de pequeñas acciones sin aparente resultado que con el tiempo de repente reflejan movimiento. Quizás sea simplemente dejarlo fluir, ocuparte y recordar empujarlo cada día un milímetro más, o quizás combinar ambas y no dejar de creer que resultará.

 

Restaurante Babel

 

Creo que la gestión interior es otra de las tareas claves que todo autónomo debe desarrollar de vez en cuando. Yo parte de la mía la reflejo en mi blog, porque gracias a escribir en él he llegado a puntos que no hubiera alcanzado si no los hubiera sacado a golpe de aporrear teclado, o garabatear en mi cuaderno amarillo de ideas (como por ejemplo mi limonada casera con moraleja de hace unos días).

Por eso hoy os cuento todo esto…

Y para terminar de convenceros de que realmente existen, os hablo de 4 milagros de los que he sabido y he tenido el gusto de presenciar las últimas semanas:

 

El milagro del pollo

Era una mujer que le contaba a sus amigas y conocidas cómo sacar cuatro platos diferentes (uno para cada día) para que cuatro personas comieran, utilizando solo un pollo…

  1. Con las pechugas y una bechamel hacía unas pechugas a la Villarroy.
  2. Con los muslos y las alitas hacía un arroz.
  3. Cociendo la carcasa hacía una rica sopa.
  4. Con los restos y otra bechamel hacía unas croquetas.

 

El milagro del bambú

Es muy conocida ya la naturaleza del árbol del bambú chino. Una vez plantada, su semilla permanece casi inmóvil durante un total de 4 años, solo se ve un pequeño bulto. Durante ese tiempo todo el crecimiento se realiza bajo tierra, desarrollándose una estructura fuerte y masiva de raíces, lejos de la vista. Al quinto año la planta da un estirón de por lo visto 25 metros.

 

El milagro de la piscina madrileña

Un poco agua, césped y sombrillas obran maravillas en el día a día de los ciudadanos de la capital, sobre todo si hay niños en la familia. Cuan desahogo de las altas temperaturas es… El mejor parque de juegos del mundo, punto de reunión de niños y mayores, momento de socializar y relajarse entre chapuzón, secarte al solecito y charlotear. Darse un bañito cambia el ánimo a cualquier hora. Las tardes de nuestro junio y julio con Emma han sido divertidas y agradables.

 

El milagro de comenzar a caminar

En solo 15 días hemos pasado de reptar y gatear a avanzar grandes distancias dando pasos sin agarrarse a nada. Alucino de cómo de la nada puede surgir tanto cambio, mutar de repente la manera de desplazarse y perfeccionarlo tan rápidamente.

Pero entre tanto intento también hemos tenido un pequeño traspié sobre el borde la piscina. Afortunadamente no lo suficientemente grande como para enfundarle miedo a seguir intentándolo (reconozco que a mí si me afecto un pelín. Casi en la misma proporción que el sentimiento de culpa por no haber estado más rápida).

 

PD 1: Me despido de vosotros hasta comienzos de septiembre. Os deseo un feliz descanso.

PD 2: Más reflexiones…

Pensamientos Flash: Señales

Pensamientos Flash: Dar Amor

 

 

5 Comments

    • antojada

      Gracias, tu siempre tan y tan linda y positiva. Como te decía antes, me he “densificado” un pelin, pero es que a veces esto del blog puede ser la mejor vía de escape del mundo para sacar lo que se lleva dentro. Un beso muy gordo

  1. Laura

    A mí también me ha encantado el post. Trasluce ese miedo a arriesgar que tenemos todos, pero contagiando positivismo y sensación de que vas, y vamos, por el buen camino. Que seguro que somos como el bambú, y como Emma. Y cuando arranquemos no vamos a parar.

    P.D.: Lo del pollo es muy buena idea. 😉

  2. He encontrado ahora mismo tu blog y tengo que decirte que es un espacio encantador, me ha entusiasmado todo, asi que para no perderme ninguna entrada me hago seguidora ahora mismo!!
    Te invito a dar una vuelta por mi rinconcito, espero que tambien te guste!!
    Un Saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *